¿Qué tienen en común la creciente deuda y la forma en que el dinero entra en el mundo?

 

90%
del dinero lo crean los bancos de la nada

 

 

90%
de los cuales se utiliza para la especulación

 

 

90%
la población no conoce este hecho...

 

En 2012, en Fráncfort, en una encuesta con mil ciudadanos, se preguntó: “¿Quién fabrica y distribuye el dinero? La gran mayoría de los encuestados pensaba que el banco central o el Gobierno ponían el dinero en circulación y decidían quién lo recibía. Pero ¿qué tiene que ver la deuda privada, por ejemplo, con el sistema financiero?

Esta es la realidad

La creación de dinero de los bancos.
La creación de dinero de los bancos.

Los bancos crean dinero nuevo cuando conceden préstamos. Antes del préstamo, este dinero no existía. El 97% del dinero de la economía actual existe en forma de depósitos bancarios, mientras que sólo el 3% es efectivo físico. El dinero que crean los bancos no es el papel moneda que lleva el logotipo del Banco Central Europeo. Es el dinero de depósito electrónico que se ilumina en la pantalla cuando compruebas tu saldo en un cajero automático. Actualmente, este dinero representa más del 97% de todo el dinero de la economía. Sólo el 3% del dinero sigue estando en esta anticuada forma de efectivo que se puede tocar.

Así lo confirma el Banco Central de: Gran Bretaña, Alemania ¡y muchos otros bancos centrales europeos!

¿Le parece correcto que los bancos comerciales hagan esto? Porque no hay ninguna ley que les autorice a hacerlo.

¿Cuál es uno de los efectos secundarios negativos para el medio ambiente de esta actividad ilícita? La quiebra de un banco no se debe a circunstancias nuevas, sino que, como todas las crisis bancarias, ¡tiene la misma causa una y otra vez! Los bancos prestan mucho más de lo que tienen en depósitos. Estos préstamos, a su vez, se destinan la mayoría de las veces a fines no productivos y también muy rentables, como oleoductos, fábricas de productos químicos para pesticidas, tecnologías para plantas modificadas genéticamente o simplemente especulación con alimentos. En cuanto uno de los negocios sale mal, tarde o temprano se hace público. Los clientes empiezan a retirar su dinero (real). La liquidez se deteriora. La quiebra se acelera a medida que más y más gente se entera. La corrida bancaria es inevitable….

Los bancos no sólo generan dinero nuevo:

  • Préstamos, sino también a través de
  • Pago de salarios y primas,
  • Adquisición de bienes inmuebles y
  • Otros activos

¿Y qué más tiene de malo? Los intereses y el efecto del interés compuesto. El prestatario tiene que pagar los intereses, a cambio de lo cual tiene que aumentar la producción o dejar fuera del negocio a otros competidores en una competencia feroz. La avalancha de deuda aumenta. El efecto del tipo de interés aumenta exponencialmente y esto no es compatible con los recursos finitos de nuestro planeta. Por ejemplo, los Estados endeudados entran fácilmente en una espiral de endeudamiento cuando la deuda nacional supera el 50% del producto nacional bruto. Cuando ya no se puede pagar la deuda y sólo se pueden pagar los intereses, se está atrapado en una trampa de deuda. Pero, ¿pueden las deudas seguir creciendo y creciendo? No, porque en algún momento se agotan las posibilidades de los deudores, incluso las del mayor y último deudor: el Estado. Lo mismo ocurre con las deudas privadas, el último paso es la insolvencia privada.

En nuestra opinión, este es el factor último del problema.
La pregunta es: ¿qué colapsará primero: la sociedad, la Tierra o el sistema financiero?
Mira esta película.

¡Actúa ahora y firma la petición!

Imagen: jerichow